De izquierda a derecha: Monseñor Felipe González, Vicario Apostólico de Caroní; Monseñor Ernesto Romero, Vicario Apostólico de Tucupita; y Monseñor Jesús Alfonso Guerrero, Obispo de Machiques.

Por Gustavo Delgado.

El próximo martes, 2 de agosto de 2016, el episcopado católico de Venezuela invita a una oración recomendada en el Evangelio. Decía Jesús que hay algunos problemas cuya dificultad particular sólo logra su clave de resolución final en el ayuno y la oración.

Siguiendo esta recomendación de El Maestro, los obispos invitan a Orar por la reconciliación nacional, por una forma  pacífica de superar la crítica situación que se vive actualmente. A la vez será de ayuno, es decir, un día para abstenerse de las actitudes negativas que evitan nuestro progreso como pueblo venezolano: ayunar de las críticas destructivas, de sentimientos y expresiones  intolerantes, de gestos de  individualismo y egoísmo.

El ayuno siempre tiene una dimensión positiva. Nos abstenemos de algo para poder compartir: un diálogo constructivo que busque soluciones comunes; unos sentimientos que broten de nuestra vivencia como hijos del mismo Dios Padre que nos hace hermanos y, en consecuencia, capaces de solidarizarnos con aquellos hermanos nuestros que estén en peor situación que nosotros.

Para favorecer esta jornada de ayuno y oración, la Iglesia San José estará abierta desde las 8 de la mañana hasta las 12 del medio día. Y concluirá el día con la eucaristía a las 5.30 pm.

Loading...