Un abuelo toma agua en un recipiente desde un pozo en casa de su vecino en Tucupita / Tanetanae.com.

La frase, “válvula de escape”, generó polémica cuando fue pronunciada por el presidente, Nicolás Maduro, al hacer referencia a la dolarización de Venezuela.

El servicio de agua a través de las tuberías, es inestable en el centro de la capital deltana desde hace más de dos años, afirman varias personas afectadas.

“La calle Tucupita tiene más de dos años con problemas en el servicio de agua, aquí no llega y tenemos que acudir a los vecinos que tienen pozos de agua en sus casas”, dijo la señora Gisela Cabrera, una abuela de 72 años de edad.

La bomba que suministra el químico para tratar el agua en lo que denominan “planta II” de la Corporación Venezolana de Guayana, CVG, en Tucupita, fue hurtada el viernes (10.01.2020); se trató de un incidente que dejó sin el servicio al 70% de la localidad, informaron oficialmente.

Pese a que este lunes 13 de enero una bomba fue instalada para sustituir la que fue robada, existen comunidades del centro que permanecen sin el servicio, así como como la calle Tucupita.

Algunos vecinos de las comunidades como, calle Bolívar, Villa Caribe y San Cristóbal, han acudido a la calle Tucupita en busca de agua que suministran otras personas a través de los pozos perforados.

“Ayer (domingo 12.01.2020) la hija de mi vecina vino desde Villa Caribe a lavar sus ropas porque no había agua allá, y así es como hacemos nosotros”, relató loa señora Cabrera.

Existen 22 pozos de agua solo en la calle Tucupita, aunque 48 casas no poseen uno, informaron varios habitantes abordados.

La perforación de un pozo puede costar 200 dólares, aunque según los grupos de trabajadores que llevan a cabo este trabajo, el precio puede variar dependiendo del sector de la pequeña ciudad donde se vaya a realizar uno de ellos.

Loading...
Compartir