Douglas Trillo padre, luchó hasta el agotamiento.

No hubo puerta que no tocara ni persona que no conociera del caso de su hijo en Tucupita, y se podría decir que, en la región.

Se convirtió en un símbolo del amor filial que siente un verdadero papá por su descendencia. Entrega absoluta que se atribuye a una madre y que Douglas equiparó o superó.

Se le escuchó llorar, implorar, agradecer y reír en las emisoras, todo el registro de las emociones humanas arrebolado por la emoción de continuar adelante en la lucha por mantenerlo vivo y sobre todo con calidad de vida.

Este domingo Dios se lo quitó y con él se llevó un trozo de su carne, mas no de su espíritu. De seguro que ahora luchará por muchas más personas, por todo aquel que lo necesite; a partir de este domingo 12 el corazón de Douglas es mucho más grande y el de su esposa, compañera de luchas y sinsabores, también.

Loading...