Luis Emilio Boada «la prompeta humana»

Me gozo en traerles en esta edición la vida de este gran hombre del que hace muchos años pude conocer de su talento, un ser humano único que irradia alegría y emoción tan solo al verlo y oírlo actuando en el escenario. Su destreza en la música cautiva el oído y la vista de quienes hemos tenido la oportunidad de apreciarle en escena. La primera vez que disfrute de su naturalidad, era yo apenas un niño que fue conducido al deseo de tener algo similar, pero que Dios, solo había dotado con algo así a este hombre de pueblo.

Luis Emilio Boada, sinónimo de humildad y alegría, un pendón levantado que flamea con libertad en las tierras del Delta. Una persona jovial que infunde admiración con el talento que le acompaña, que al hablar de él es crear una gota de curiosidad en quienes no lo han conocido. Para muchos su talento es algo increíble tan solo por el calificativo: “La Trompeta Humana”.

Su vida desde su nacimiento en Tucupita. Estado delta Amacuro, el 20 de enero de 1938. Se convirtió en una mundología para la música entre sus 14 hermanos procreados por el Sr. Miguel Ángel Boada y Ernesta Guerra. Familia que se hacía más enmarcada en su sangre y por lo cual se llenaba de entusiasmo cada día. Recuerda cada una de las cosas que vivió en su trayectoria de crecimiento como vivencias que lo marcaron para siempre y que lo han hecho ser el más popular de ella.

Con lagrimas en sus ojos y con un profundo sentimiento habla de su querida madre ya fallecida: “Lo más grande del mundo para mí era mi madre, era una mujer excepcional, trabajadora, luchadora por todos sus hijos, vendía para cubrir nuestros gastos”…Que amor tan profundo se demuestra en su rostro al hablar de la mujer que lo trajo al mundo y por ella un día: “nunca voy a ser un borrachón ni fumador”…Miro cada sufrimiento que los seres pueden hallarse al estar en una subsistencia como esa. Quería ser alguien que le llevara alegría al rostro de quien le dio de amamantar y le acobijo entre sus brazos. No le importaba si otros actuaban mal, solo quería ser un motivo de alegría: “Entendí que cuando se es obediente se le da vigor a quienes son nuestros padres, me siento dichoso que mi familia me considere el más popular”…

Solo de imaginarme ver a su madre escuchar cada una de sus interpretaciones, puedo afirmar que se sentía emocionada y muy orgullosa de tener a un hijo lleno de un alborozo que produce satisfacción de tenerle en la familia. Cuantas risas no se habrán marcado hasta el arrugar de esta dichosa mujer que nos dio a luz un ser que Dios doto de un talento único entre miles. Cuantos músicos no se quedan aun perplejos al oír y ver en acción a este negrito dicharachero, que se roba el show en cualquier escenario donde se presente.

No le importa el lugar donde se le presente la ocasión de llenar de risas con sus ocurrencias a todos los asistentes, sea una esquina, un barrio, una plaza a los grandes escenarios de la televisión. A todos cautiva con sus expresiones artísticas naturales, no lo aprendió de nadie, mucho menos se copio de alguien, es un talento al cual vino aferrado desde el mismo momento que Dios le dijo que descendiera y viniera al mundo. Dios se lo entrego y él lo ejecuto, no lo escondió en tierra, lo duplico para el disfrute de todos los que le miren.

Desde los seis años empieza con un deseo profundo por la música, lo primero que aprende a ejecutar era el tambor. Como característica particular en su vida se hacía amante de la música desde su infancia. Todos los días se daba cuenta que crecía en él un amor profundo por la música, tenía un talento natural para tal fin, se miraba en su horizonte que la música era como la etiqueta de su ropa.

No se le conocen antecedentes educativos diversificados. Pero es una persona sorprendente por el talento que aprendió a desarrollar, es un individuo asombroso por su habilidad musical, única en su estilo, a la cual se empezó a dedicar desde esa edad de los seis años. En su adolescencia se inicia como vocalista en el grupo: la cinta verde, del Sr. Bernardo Moreno. Al igual la orquesta: los modernos, que dirigía el Sr. Elino Blanco, conocieron su capacidad artística. Estando en estos grupos musicales a la edad de los 17 años se decía a sí mismo: “No puedo quedarme atrás”…Empecé a buscar algo que me llenara en la música y fue que descubrí la habilidad que tenia para imitar el sonido de la trompeta…Era algo que lo hacía a cada momento, lo fui ejecutando cada vez mejor…Prácticamente empecé a robarme el show…

A partir de ese entonces se conoce a Luis Emilio Boada como: “LA TROMPETA HUMANA”, todos los músicos que le oían le aguardaban un profundo respeto por lo que tenía, se quedaban impresionados. Se convierte en el primero que canta en los micrófonos de radio Tucupita, comienza a salir en escenario que nunca se imagino visitar y mucho menos se imagino cautivar con su talento la atención de quienes lo oían, robaba la curiosidad de los que estaban a su frente. Muchos le decían: “A ver muchacho abre tu boca, para ver si tienes un pito en la garganta, a ver que tienes en la boca”. Pues todos minoraban que era algo único de lo que gozaba.

Si muchas personas se quedan impresionados por las expresiones que tiene El sonero del Mundo: Oscar de León cuando canta, baila y toca su bajo. Cuando más se quedarían encantados de ver a un Luis Emilio Boada que baila, Silva, toca tambor y cuatro, canta e imita la trompeta natural que está en su garganta sonora. Que rítmica maravillosa se siente cuando empieza este hombre a deleitarnos con sus movimientos, haciéndonos alegrar y levantándonos un ánimo emocionante de no querer dejar de escucharle.

Este talento maravilloso lo ha llevado a compartir escenario a nivel nacional con el comediante Joselo, quien lo hace estrella del canal 8; luego lo presenta el Musiu la Cavaleri, en el programa buscando estrella del canal 4. Además tuvo presentaciones en los programas de televisión del canal 8 donde estuvo con Emilio Santana, Orlando Urdaneta, Don Luis Brito Arocha (productor ya desaparecido), Guillermo González, tanto en ese canal como en el canal 2 y con el mejor animador de todos los tiempos Amador Bendallan en Sábado Sensacional.

Ha tenido presentaciones en el famoso hotel Caracas Milton, representando a una organización sindical del estado delta Amacuro y donde en un merecido premio le proporcionan un vehículo Toyota. También ha tenido presentaciones en las ciudades de: Margarita, puerto Ordaz, ciudad piar, Maturín, Barcelona, valencia, barinas y san Fernando de apure.

Durante veintisiete años estuvo al frente de sindicatos de obrero educacionales como secretario general y donde fue 12 veces a elecciones ganando en el mismo cargo. Esto manifiesta que su personalidad ha demostrado que es un ser integro y que respeta todo lo que tiene a su alcance. Todos los agremiados de este ente lo admiran y le guardan un profundo respeto, porque siempre le ha caracterizado una figura de honestidad y lealtad a los mejores principio que aprendió desde su niñez.

Tiene un hogar cálido donde todo su linaje le mantiene en el más alto concepto, pues se lo ha ganado pulso a pulso manteniendo una relación armónica y de respeto hacia la mujer con quien comparte durante 32 años de matrimonio, la Sra. Mariela Arcala de Boada, madre de sus 4 hijos que han seguido la enseñanza que le proporcionaron, todos son profesionales y también son amante de la música.

Muchos han ignorado a lo largo de los años la virtud talentosa de este sencillo ser que demuestra con sus hechos que ama la noble tierra deltana, lo dicen sus canciones y la emoción que se hace en su rostro cuando habla de ella. No podemos pasar por alto este gran valor deltano que vive produciendo emociones con sus canciones por donde quiera que deje oír que es la Trompeta Humana.

Queremos homenajear su talento, y dar a conocer que tiene con que para alegrar los corazones. Es un motivo de orgullo tenerlo como hijo del Delta, sus características lo convierten en un ejemplo para todos los que tienen los talentos ocultos y enterrados. Necesitamos más personas en el Delta como lo es Luis Emilio Boada Guerra, que aun sigue lleno de vida para que reconozcan lo útil que es para nuestra cultura. No esperemos que sus ojos se cierren para levantarlo como una bandera flameante. Honremos lo que es y lo que tiene ahora, que él lo disfrutaría en todo su esplendor.

Siempre en las mañanas, tardes y noches el gran chistoso, alegre, jovial y hombre singular que se refleja en el negrito Luis Emilio Boada Guerra, nos traerá las más gratas demostraciones que el Delta tiene talento para rato, y ese es el de la “TROMPETA HUMANA”.

 

 

 

Loading...