Luis Fernando Cordoba murió en enfrentamiento con una comisión policial

Luis Fernando se fue muy joven, demasiado joven.

Buen deportista, inteligente y agraciado, un “pavo”, con planes y sueños como cualquier muchacho de su edad, quiso morir como los “guapos”, haciendo frente a una comisión policial.

A partir de este sábado pasó a ser un héroe para sus amigos, sin embargo, dejó amores pendientes y un cúmulo de ilusiones en sus seres queridos, que lo hacían protagonista de grandes logros e importantes hazañas. También pudo quitar la vida a un funcionario y arruinar una familia.

Se batió en duelo, cubrió la retirada de sus dos aliados, y cuando pensó que su habilidad le permitiría escapar fue alcanzado por una bala, que fulminó sus anhelos.

Luis Fernando tomó una decisión y la llevó hasta sus últimas consecuencias, sabía lo que podía ocurrirle y aun así no lo pensó dos veces, se lanzó a la aventura.

Siempre nos queda la misma duda, ¿qué habría sido de Luis Fernando y de otros tantos como él, si en vez de caminar al filo de la navaja, hubiesen transitado por senderos firmes, lineales y ascendentes, menos emocionantes quizá, llenos de escollos y barreras, pero dirigidos a construir un futuro digno y lleno de satisfacciones al termino de la vida biológica.

El dolor de sus familiares y amigos es inmenso, esa es la otra cara de la moneda que no quiso o no alcanzó a ver, de seguro pretendía colmarlos de regalos, ayudarlos a “frentear” la difícil situación que vivimos, y no pudo hacerlo.

La juventud no le permitió ver las posibles consecuencias de su accionar, se fue dejando un inmenso vacío entre los suyos, sin dejar prole ni descendencia, y sin oportunidad de ver a través del retrovisor de la vida, los detalles inolvidables del trayecto recorrido.

Es un héroe para muchos, ojalá sea también el ejemplo de un camino que hace corta la vida, demasiado corta.

 

Loading...