Macareíto grita auxilio: y la perola de Paco hirviendo ahí (relato)

III

La gente de Macareíto ya no recuerdan cuándo fue la última vez que les vendieron gas doméstico.

«Si para el centro (de Tucupita) hay problemas con el gas, te podrás imaginar para acá», dijo una de las personas que estaba en el porche de su casa. Ya era el mediodía, supuse que estaban preparando comida.

Y fue así. Llegamos a esta casa a tiro de 11 y 45, casi las 12 del mediodía. Mientras abordaba a uno de los vecinos, que pareció desahogarse ante los micrófonos de Tanetanae.com y Radio Fe y Alegría, señaló hacia una  olla cubierta de carbón producto de cocer sobre leñas.

«Mira, para muestra un botón, mira cómo cocinamos aquí, ya ni nos acordamos cuándo fue la última vez que vendieron gas por aquí. Mi hermano, aquí tenemos de todo, aquí viven concejales, diputados. Lo que nos hace falta es un alcalde y ni por eso nos echa una ayuda».

Miré hacia el patio delantero de una casa y una olla cubierta de carbón estaba entre la humareda. Un hombre a quien le llaman  Paco estaba haciendo un sancocho de «Busco» o «Corroncho», un pez de agua dulce con escamas gruesas y filosas. Lo acompañaba con yuca o ñame. Tampoco quise ser irrespetuoso detallando, solo vi el pescado que estaba entre el hervidero.

«Epa, cuidado con mi sancocho», me dijo Paco, que se apresuraba a atender lo que cocinaba. Me alejé tan pronto tomé la foto y seguí oyendo a la gente.

«Aquí la mayoría cocina a leña, mira el poco de palo secos que hay. Esto aquí es una calamidad. Ojalá pudieran atendernos con gas, medicinas, agua, luz y otras cosas», insistió uno de los afectados.

Estábamos saliendo de Macareíto y a lo largo de esta salida vimos a unas tres familias cortando troncos secos para leñas. Cuando alguien más del grupo le preguntó bromeando- sin ningún sentido de burla- «¿en cuánto tiene el kilo de gas?», ellos solo nos miraron confundidos y siguieron en su faena.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta