La noche del jueves ocurrió un robo de arma y comida en Boca de Macareo, Tucupita. Los afectados ahora culpan a una familia que a su vez asegura no tener nada que ver.

Como modo de amedrentamiento les habrían advertido abordarlos con organismos de seguridad, ante esa amenaza la familia asegura no tener nada que ver en el hecho suscitado.

Por las amenazas de allanamiento, la señora Mariannis  Gómez teme por la vida de los hijos si se toma en cuenta los últimos procedimientos de los organismos de seguridad.

 

Loading...
Compartir