Maíz

Aquiles J. Amares P.

¡Venerable planta!

¡Venerable vegetal!

¡Venerable cultivo!

¡Venerable alimento, heredado de los abuelos!

Hasta ti mis humildes loas de descendiente de campesinos

Mi reconocimiento a tus bondades que tanto venero

Eres fiel al hombre y mujer de esta terra incognita desde tiempos ha

Tanto que sin sus manos de callosidad labriega, perecerías

Pero no importa los tiempos duros siempre han sido sorteados juntos

Tú espiga y tú barba milenarias se han juntado, fusionado en el amor,

en la fuerza [contenida en un grano de maíz

Ojidu

Tucupita, lunes 15 junio 2.020 (D.C.); año cero del ataque artero a la humanidad.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta