María Campero denuncia la irregularidad en Tanetanae.com

A la señora María Campero le robaron un motor del puerto de Volcán en Tucupita. 8 días después reconocieron la propela del 40 hp fuera de borda cuando intentaban venderla.

Un negociador llegó a su casa ofertándoles una hélice en 30 mil bolívares, pero la familia reconoció la pieza y rápidamente denunciaron.  Inmediatamente tres funcionarios policiales aparecieron y aseguraron que pertenecía a ellos, pero querían negociarla.

Campero insistió en reconocer la parte del motor y decidió llamar a la jefa de seguridad del estado Delta Amacuro, Katty Sandoval porque tres policías del estado Delta Amacuro estaban involucrados.

Los oficiales Roniel N, Adrian M y Josher C,  fueron citados a la fiscalía del Ministerio Público, pero se prsentaron sin la presencia de las víctimas indígenas. Cuando Campero reclamó la acción que se ejecutó sin previa comunicación, la responsable de la seguridad, Katty Sandoval habría dicho que desconocía las razones y le achacó la responsabilidad a los mismos originarios.

“No sé, es culpa de ustedes mismos porque no se presentaron”,  habría dicho la también Defensora del Pueblo.

La fiscalía habría determinado finalmente que la propela sería devuelta y los policías quedarían en libertad, pero nuevos datos y denuncias apuntan mayor implicación de los uniformados. Testigos aseguran que, un día antes de que los efectivos de Polidelta negociaran la pieza en el puerto de Volcán, habrían estado cargando también con un motor 40 hp dentro de la misma patrulla.

Estas afirmaciones hacen presumir que los Polidelta también son culpables de la materialización del robo donde desapareció el motor fuera de borda.

María Campero y familia nuevamente decidieron poner la denuncia contra los policías señalados, pero hasta ahora el caso pretende ser frenado por la misma jefa de seguridad, quien habría instado a la madre warao “quedarse tranquila”; petición que la indígena negó en todo momento.

“Yo voy a Notidiario y a Tane tanae para denunciar esto, porque hay pruebas de que esos policías me robaron el motor, eso es todo lo que tengo de valor material en la vida y no tiene que quedarse así”, dijo la madre indígena mientras se iba en llanto.

Loading...