El peligro está en la prolongación de la calle San Cristóbal.

Se trata de una pequeña infraestructura de metal que servía, al menos por ahora, como una valla publicitaria en la prolongación de la calle San Cristóbal del municipio Tucupita.

Inicialmente, las caras felices de los actuales gobernantes, Lizeta Hernández y Alexis González, atraían a los que por allí transitan; hoy en día, una parte de sus láminas metálicas ya oxidadas, pone en peligro la vida de algunos tucupitenses.

Loading...
Compartir