I

Mauricio Suárez es un hombre de profundas convicciones religiosas y fe inalterable.

Al final del encuentro entre DTQ y Bravos de Colón, lo vimos repetir un gesto que se ha hecho costumbre desde que dirige la divisa azul, arrodillarse y elevar su mirada y brazos al cielo, mientras expresa palabras al viento en devoción al Creador.

Más allá de la emotividad del momento, sus ruegos y plegarias parecen haber sido escuchados, tras una campaña en la que solo perdió en una ocasión y avanza imparable hacia la gran final. 

En un hombre de su humanidad, alto y robusto, sorprende el fervor y la humildad, hincado en medio de la multitud, con que agradece el favor recibido en clave de victoria.

Mauricio ya hizo la mayor parte de la tarea, con su dedicación y entrega llevó la nave a orillas de la playa, esperando únicamente desembarcar para enarbolar la bandera de campeón.

Si triunfa o no, junto a él transitamos un camino de alegría y gloria, que únicamente al Altísimo podemos tributar. Obviamente el titulo es lo que anhelamos, en caso de alcanzarlo, ese día el gimnasio debería acompañarlo en su agradecimiento al Señor, viviendo la experiencia mística de consagrar a quien todo lo puede, la dicha de haber sido felices sábado tras sábado, en medio de tantas tribulaciones.

Si DTQ resulta derrotado, igual habrá que arrodillarse, una temporada tan extraordinaria como esta, puede que nunca más la repitamos.

De antemano Mauricio, gracias.

II

1.- ¿Cómo se siente después de haber ganado este partido de gran importancia para el equipo, ya que definía el pase a la final?

M.S.: Contento, orgulloso de todos los jugadores, de esta gran fanaticada. Yo creo que gracias a Dios y a la Virgen pudimos conseguir el resultado para el que tanto hemos trabajado. No fue fácil, sufrimos durante todo el partido, pero luego nos pudimos reponer. Es un sentimiento de alegría, de orgullo por todos los muchachos porque la verdad lo dejaron todo. Dimos un pasito más hacia el objetivo, hacia nuestra meta y esperamos seguir avanzando con el favor de Dios.

2.- ¿Qué viene ahora para Delta Te Quiero?

M.S.: Disfrutar de este triunfo importante y luego seguir trabajando y preparándonos para la final, y tratar de hacerlo lo mejor posible de visitante para venir a cerrar acá de local.

3.- Al finalizar el partido, pudimos observar que se arrodilló en el tabloncillo, ¿que pretendía expresar en ese momento?

M.S.: Agradeciéndole a Dios y a la Virgen por todo lo que nos dan. Porque nos dan vida y porque nos dan este don de estar hoy aquí pudiendo disfrutar de un bonito espectáculo. Y agradeciéndole porque la gloria siempre será para Dios.

Loading...
Compartir