En el día del Médico Veterinario, los profesionales deltanos tuvieron motivos para celebrar.

Dedicados mayormente al sector ganadero ven como, a pesar del abigeato, crecen progresivamente las manadas bufalinas, y mejora la genética de los rebaños locales.

Tienen también otro importante motivo para festejar, la apertura de la carrera en la UTD Francisco Tamayo de Tucupita, ha dado un nuevo vigor a la profesión, combinando las prácticas en el campo con la academia, lo que metió nuevamente en las aulas a muchos profesionales, que habían perdido la motivación de actualizarse para enseñar.

Con el portentoso marco natural deltano, que algún día los impulsó a hacerse doctos en el cuidado de los animales, y el infinito potencial de una zona prácticamente sin explotar, se preparan para acoger el futuro con nuevos bríos con la preclara conciencia del papel que juegan y jugaran en nuestra seguridad alimentaria, y en la protección de una de las faunas más ricas del continente.

Felicitaciones.

 

Loading...