Se venden cargos en Tucupita

La costumbre del gobierno de ofertar cargos en instituciones públicas de caracter nacional en momentos de extrema tensión política para hacer frente a los avances de la oposición, llena de esperanzas a numerosos jóvenes que se han profesionalizado y no encuentran la vía para incursionar en el mercado laboral.

Ayuda a esa práctica el incremento paulatino de los precios del petróleo, que casi doblan los del peor momento de la crisis reciente.

Esas ofertas por desgracia no están exentas de trampas y se genera un mercado oscuro, donde se “venden” puestos a cambio de cifras muy elevadas.

En Tucupita viene sucediendo y sorprenden los montos que se barajan en la antesala de entidades, que han manifestado su intención de incrementar la nomina, cubrir vacantes o han efectuado requerimientos puntuales de personal.

También en esos casos imperan la inflación, la especulación y el más puro bachaqueo en la realización de transacciones, que atentan contra la meritocracia, el esfuerzo, la calidad académica y las posibilidades de quienes no pueden pagar pero merecen el trabajo.

Estamos en un socialismo tan capitalista que es imposible distinguir uno del otro, con decir que de continuar así no tendría nada de raro que termináramos vendiendo a nuestra mama.

En busca del biyuyo no hay ni nadie que nos detenga. Agalluos pues.

 

Loading...