Una céntrica calle de Tucupita durante un día de confinamiento / Tanetanae.com.

Los pequeños negocios que están en las periferias de Tucupita, han sacado el máximo provecho al fenómeno que ha generado la pandemia del coronavirus en  la localidad. Previo a esta realidad, los comerciantes  y los usuarios del centro, pedían a gritos una extensión en el horario laboral, una vez concedido, en cambio, ahora se resguardan una vez  llegado el mediodía.

Mientras el centro duerme, las periferias mantienen otro ritmo de vida que cobra vida comercial y empresarial. Atrás va quedando la premisa de que todo deba estar en el corazón comercial de cada ciudad. La pandemia ha cambiado esta realidad.

Las zonas norte y sur de Tucupita se levantan como la nueva alternativa comercial y de movilización de la pequeña localidad. Al caer la tarde, estos comercios se mantienen operativos, mientras el centro ya es una zona fantasma, que duerme en los brazos de Morfeo.

“A esos comerciantes les va bien cobrando todo en dólares y hasta el mediodía, basta para ellos”,  en cambio los pequeños comercios sí deben trabajar duro”, dijo un usuario que vive en San Juan, una zona que está a orillas de la Av. Orinoco.

Este ha visto gran movilización comercial en Hacienda  del Medio y Pinto Salinas, la zona que apunta no irse a dormir temprano.

Más al sur, está la populosa zona de Paloma, donde se levantan bodegas y bodegones, como una respuesta a un centro de Tucupita que se resguarda pronto; el mismo grupo civil que meses antes había hecho peso para que el horario laboral se extendiera, incluso, con movilizaciones de calle incluidas.

Los comerciantes han adelantado la estrategia de ir a las comunidades, donde están sus principales razón de existir.

Juan Hernández, un comerciante que pagaba un alquiler de local en el centro de Tucupita, mudó progresivamente su negocio de venta de víveres en general, a la comunidad donde reside, en Los Cedros. De  acuerdo con Hernández, las ventas han aumentado y ya no tendrá que saldar un local caro, que aumentaba cada mes.

La pandemia acabó con la hegemonía de los locales comerciales del centro de Tucupita, todo apunta que la fuerza comercial de la pequeña ciudad, está en las periferias.

Pero estos negocios apenas se están  asentando, lo que hasta ahora les ha dificultado estar al día con la legalidad,  con la que deberán saldar los impuestos.

Loading...
Compartir