Arreglo de Tanetanae.com. Imagen a la izquierda, Migdalia Muñoz (Kaina Tv) gráfica a la derecha, archivo web, sin autoría hallada.

I

De vez en cuando o de cuando en vez, como diría cualquier vecino de calle, el Delta suele cautivar a perfectos extraños.

Personas que jamás lo vieron ni imaginaron y que, por una jugarreta del destino, vinieron a dar con sus parajes.  

Migdalia Muñoz Linares, consultora de programas sociales, es una de ellas. Es, a título propio, un alma subyugada.

No lo disimula, basta con escucharla para observar que caños y manglares, le brotan de la piel.

Esta conversación es un tributo a la tierra del agua y cuna del warao, un elogio en prosa literaria que pocos deltanos somos capaces de hacer.

II

1.- ¿Qué te enamoró del Delta?

M.M.L.: su gente, yo que creo que tienen una nobleza, una forma de ser y de actuar fuera de lo común, extraordinarias, y además una carga cultural muy interesante que cuando llegué acá no la conocía, comencé a descubrirla a través de las visitas y tuve la suerte de coincidir de personas muy interesantes y amantes de su región que hicieron que descubriera lo que era la etnia warao, sus costumbres, su forma de ver la vida y toda su cosmovisión, eso me pareció maravilloso sobre todo en aquel momento en que su situación económica no era buena.

Fue un momento muy crítico cuando yo comencé a trabajar acá en el año 98, y al ver la forma en que abordaban sus situaciones, como buscaban opciones de verdad, a mí me enamoraron. Yo mantengo un vínculo desde esa fecha hasta ahorita con muchos deltanos.

2.- ¿Cuál fue tu primer acercamiento?

M.M.L.: Tuve la oportunidad de trabajar con salud comunitaria de la mano del doctor Luis Gómez que falleció, era el director de salud; de manera muy práctica y con mucha transparencia, el planteó la situación, la problemática que tenían, estaban las dificultades de la dirección para atender los casos, entonces comenzamos con una alianza que nos llevó a trabajar prácticamente en Tucupita, Pedernales y Antonio Díaz, se trabajó bastante con el tema de salud, se vieron avances, cuando uno ve que en el trabajo tiene logros, entonces uno se va enamorando y va pensando otras cosas, en que apoyar aquí en el Delta.

3.- ¿Qué te parece el arte warao?

M.M.L.: Conocí el arte, conocí las mujeres, con sus manos maravillosas hacen cualquier cantidad de cosas, tuve alrededor de 4 años trabajando con proyectos artesanales aprendiendo, aprendí muchísimo, el regalo que me ha dado la vida ha sido es trabajar en este estado porque he aprendido mucho.

Con la parte artesanal pude ver como las cosas pueden ser utilitarias y como pueden ser decorativas, como pueden ser bien vendidas en un momento que no era tan comercial el producto que hacían en su mayoría las mujeres warao, aunque con los chinchorros había hombres que los elaboraban muy buenos, de mucha calidad y vistosidad.

Trabaje un buen tiempo con arte y luego me vinculé con la educación en la elaboración de la guía pedagógica warao, bueno, qué te puedo decir, estoy totalmente enamorada.

4.- ¿Qué sientes cuando andas río arriba en esos caños?

M.M.L.: No puedo describirlo a plenitud, es difícil expresar con palabras algo que responda al sentir de agarrar una embarcación y surcar los caños, ver a los waraos pescando, observarlos cuando vienen con su mercancía y con productos agrícolas en canoa; como describir el ruido del río, ese sonido del río espectacular, no es fácil para mi describirlo, creo que lo vivo y lo siento.

5.- Te he visto muy cómoda entre los warao, muy a gusto, como si fueras parte de ese pueblo originario.

M.M.L.: Déjame contarte, la primera vinculación con este pueblo originario fue con personas de Araguaimujo, con los Cabello, con Carmen Medrano, ese fue mi primer acercamiento con Araguaimujo, pero después Dios me dio la oportunidad de conocer muchísimas comunidades, por una u otra razón, en cada lugar me recibían como en mi casa y eso me impactó y me hizo sentir parte de esta tierra.

6.- Si te tocara invitar a un turista a recorrer el estado Delta Amacuro, ¿qué le dirías?

M.M.L: No te lo pierdas, si tienes dinero no lo inviertas en otro lugar, ven a Delta Amacuro, visita sus caños, no pienses en dificultades ni en la gasolina, ni en la inseguridad, nada más piensa en los paisajes que te vas encontrar, son paisajes increíbles que no lo ves en ninguna otra parte de la geografía nacional, y también les diría que traigan dinero para que compren bastante artesanía, para que colaboren con los artesanos warao, que hay cosas maravillosas que sirven para utilizarlas en el hogar y que además nos sirven para honrar a nuestros ancestros.    

Loading...