Archivo web.

Desde que el gobierno de Trinidad y Tobago, emprendió una política de persecución extraordinaria contra los migrantes ilegales, más de 300 venezolanos están en la cárcel Arouca, de los cuales, 186, son deltanos, según informes extraoficiales.

Respecto al modo de vida, pocos detalles salen a relucir, sin embargo, en las últimas horas de este jueves, una llamada habría develado, parte de lo que ocurre en la cárcel.

Nada es gratis, hacer una llamada a Venezuela, implica trabajo que los privados de libertad no se atreven a especificar, por temor a ser víctimas de ataques.

La forma de comunicación pasa por ser una llamada, un envío de correo electrónico, un mensaje al chat de las redes sociales, o simplemente un mensaje de voz enviado a través de la aplicación WatsApp.

Una fuente anónima, habría revelado que “los trabajos” a los que se refieren los privados de libertad, varían de acuerdo al costo de la comunicación.

Algunos deben limpiar baños, otros lavar ropas, cocinar o hacer trabajos pesados, pero quienes corren con la peor suerte, terminarían haciendo aquellos “trabajos” que prefieren no mencionarlos.

Loading...