Miguel Ángel Moreno: “con lo que hago en la licorería, ni siquiera puedo comprar un plátano”

I

El difunto Gonzalo Moreno, fue una figura de la cultura en el Delta. Fue también un prospero comerciante.

En los recordados 80’, puso de moda la malta con helado y no hubo quien no la probara; su establecimiento estaba al lado del cine Orinoco, el único disponible en Tucupita en aquel entonces y el último, antes de crearse la cinemateca, que pisamos, convirtiéndose en un placer obligado salir de la función y degustarla.

Para completar, hombre inspirado al fin, llamó al último de sus hijos Miguel Ángel, en honor al gran Buonarroti, y al bordón lo apodaron “Cultura”. Toda una faena.

Ese tal Miguel Ángel copió, sin querer queriendo, las maneras de su padre y se constituyó por derecho propio en uno de los ‘pavos’ más conocidos de la ciudad, siendo uno de los más, sino el más elegante.

Luego, marcado por el apellido Moreno, desempeñó importantes cargos públicos y se hizo abogado, para terminar tiempo después abriendo en compañía de su esposa Karelsi, también abogada, una licorería, el expendio Sodagoba, la inversa de abogados.

La situación marchaba viento en popa hasta que un quinquenio atrás, por causa del bajón sostenido de los precios del petróleo, del despilfarro que se consumió la más ingente renta petrolera que haya recibido Venezuela, y de la soberbia corrupción, la ‘guagua’ entró en reversa.

Y entonces, la alegría se convirtió en queja recurrente, la elegancia se esfumó, las deudas se multiplicaron, la holgura en que había transcurrido su vida se desvaneció, la ansiedad se apoderó de su alma, y el buen Miguel Ángel entró en barrena luchando por sobrevivir.

II

1.- ¿Hace cuántos años abriste Sodagoba?

M.A.M.: Desde el año 2005, hace 14 años.

2.- ¿Qué significa Sodagoba?

M.A.M.: Precisamente, el significado es, como mi esposa y yo, somos abogados, al revés se dice así, leyéndolo desde la parte trasera de un vidrio.

3.- Desde que te graduaste, trabajaste en el sector público, ¿esa fue tu primera incursión en el sector privado?

M.A.M.: No, te recuerdo que tengo dos títulos universitarios, soy zootecnista, me gradué en el año 91, trabajé en el tecnológico como auxiliar docente durante dos años, posteriormente en el año 93, que se me acaba el contrato, salgó a estudiar la carrera de Derecho, hasta el año 98 en que me gradué, y en el año 99 comienzo a trabajar directamente en el ejercicio de la gobernadora Yelitza Santaella, durante un periodo de tres años aproximadamente.

4.- ¿Sodagoba fue tu primer emprendimiento, ya como empresario?

M.A.M.: Si, más o menos, como en el año 2005 fue cuando comencé a hacer toda la documentación y a hacer el papeleo del ejercicio legal del comercio.

5.- ¿Comenzaste con el ramo del licor?

M.A.M.: Sí, siempre, licores de todo tipo, nacionales, importados, agua mineral e importada, jugos nacionales, refrescos, cerveza nacional e importada, chucherías, etc.

6.- Un ramo que se suponía era muy rentable.

M.A.M.: Si, era rentable, lo era por el volumen de venta, había un numeroso público consumidor, estaban los obreros, los trabajadores de la alcaldía del municipio Tucupita, esperando el pago los viernes y los sábados, mientras esperaban los pagos consumían bebidas, y estas eran accesibles a todos los obreros, cualquiera podía consumir bebidas alcohólicas de todo tipo.

7.- ¿Llegaste a tener un negocio muy surtido?

M.A.M.: Si, como no, desde lo que uno llama las bebidas espirituosas o aguardiente, hasta el whisky de 21 años.

8.- ¿Tuviste empleados en alguna oportunidad?

M.A.M.: Claro, tuve hasta 2 trabajadores aparte de mi esposa y mi persona, éramos 4 personas que trabajábamos acá, incrementándose los fines de semana, que venían en nuestro apoyo las promotoras, de la Polar y la Regional, que nos prestaban colaboración, hacían promociones de los productos despachándoselos a los clientes, eran ellas mismas quienes manipulaban en este caso la cerveza Polar y la Regional.

9.- ¿Trabajaban horario completo, incluidos los fines de semana?

M.A.M.: Si, normalmente, en un horario totalmente normal, como el de una oficina, a excepción de los viernes y los sábados, que uno se quedaba hasta la hora reglamentaria, que era hasta las 9 de la noche.

10.- ¿Cuanto comenzó el retroceso del negocio?

M.A.M.: Comienza a decaer en los años 2013/2014, aproximadamente. Y en el año 2015, ya no había liquidez de moneda ni profusión de compradores, ya la inflación comenzó a sobrellevar las cosas, a afectar el conjunto de la economía, los precios de los productos empezaron a variar abruptamente en función del alza del dólar y la devaluación de nuestra moneda.

Si tu comprabas un producto hoy a 10 Bs., cuando vendías ese producto e ibas a comprarlo la próxima semana, el margen de ganancia que habías obtenido de ese producto, llámese su 30 %, estamos hablando de 13 Bs., cuando lo ibas a comprar te costaba 13 Bs., es decir, no tenías un margen de ganancia real, porque la semana siguiente tenías que pagarlo al mismo precio al que lo compraste, sin crédito para pagarlo.

Lo otro era que, en otro sentido, cuando tú comprabas 50 cajas de cerveza, ya para la próxima semana no podías comprar las mismas 50 porque, por la misma inflación, debido al incremento  del costo de la cerveza podías comprar solamente 40 cajas.

De las ganancias yo cubría mis necesidades del día a día, y poco a poco el negocio fue deteriorándose, ya ahorita, en la actualidad, se vende muy poco.

Actualmente, estamos sobreviviendo, ahorita cualquier empresa está sobreviviendo, los que tienen sus negocios abiertos es porque están sobreviviendo, porque la mayoría de los negocios están cerrados, o se fueron o tuvieron que buscar otros rubros, buscar otra manera de sobrevivir.

Mucha gente que ha tenido negocio, ha tenido que vender un carro para tratar de restablecerlo, algunos tratan de vender una parte del negocio para medio reponer el inventario, y son muchos los que buscando liquidez, terminan taxeando.

11.- ¿La licorería ya no es rentable, como era antes?

M.A.M.: No, ahorita ya no. Lo de ahorita, es hacer algo en el día para poder pagar la comida, por eso es que hay un incremento progresivo de la venta de hortalizas en cualquier tipo de negocio y en cualquier lugar.

12.- ¿Te has sentido tentado a cerrar la licorería?

M.A.M.: Eso lo pienso todos los días, pero, ¿para hacer qué?, con las tres cositas que uno vende uno puede sobrevivir; la realidad es que uno siendo profesional, vive con cualquier cosa, una asesoría por ejemplo, mi negocio sirve hasta de oficina.

13.- ¿Que pudiste hacer con tu negocio en el mejor momento y que puedes hacer en medio de estas circunstancias?

M.A.M.: En mi mejor momento, hice de todo, compré casa, carro, viaje con mis hijos, con la licorería, inclusive nosotros viajamos en el año 2014 en familia dos veces para el exterior, hablándote de la familia nuclear, compuesta por mis hijos, mi esposa y yo. Ahorita, no, ni siquiera puedo comprar ni un plátano.

14.- ¿Crees razonable que el gobierno pretenda incrementar los tributos en este momento?

M.A.M.: La realidad es que ahorita ningún tipo de comercio tiene la posibilidad de pagar, porque no tiene venta, tiene más bien problemas de venta, no tienes productos para vender, tienes que pagar más en impuestos que lo que ganas, tomar una parte de lo poquito que generas para poder pagarlos.

Los comerciantes lo que estamos tratando es de sobrevivir con lo que vendemos, en realidad no tenemos con qué pagar; no estamos hablando solamente de un pago de impuestos de la alcaldía, porque aparte tienes que pagar un contador, anualmente le tienes que pagar al Seniat, la sanidad, y todo eso.

15.- ¿Si desde el principio te hubiesen dicho, que tu licorería iba a llegar a este punto, lo creerías?

M.A.M.: No, nunca, porque nunca pensamos que la hiperinflación iba a alcanzar picos tan altos, el problema político de carácter nacional, es que han acabado con todos los sectores productivos y económicos del país, quien se iba a creer que íbamos a caer en este precipicio tan vulgarmente y tan rápido.

16.- Algunos economistas dicen que todavía no hemos tocado el fondo.

M.A.M.: Yo creo que no, estamos casi al fondo o como decía el presidente Luis Herrera, “ayer estábamos al borde del precipicio, hoy hemos dado un paso al frente”.

17.- ¿Que te inspira para abrir el negocio a diario?

M.A.M.: El desánimo siempre lo he tenido, pero, con tan solo pensar que te tienes que alimentar y tienes una familia que mantener, te levantas y abres.

La realidad es que el 70% de las familias deltanas, tienen un familiar en el exterior; cualquier cantidad, equis cantidad de dinero que ese familiar le puede mandar a sus familiares, por lo menos los ayuda a subsistir.

18.- ¿Has pensado irte del país?

M.A.M.: Si, como no, ahorita me detienen mis hijos, que todavía están muy pequeños, mi hija mayor gracias a Dios se gradúa este año en ingeniería petrolera, que quizás más adelante le puede ayudar a tener un buen futuro en el exterior y así pueda ayudar a sus hermanos y a sí misma.

19.- ¿Alguna esperanza de que la situación cambie?

M.A.M.: Por el camino que va, está muy lejos.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta