Nació en Barcelona, estado Anzoátegui, el 26 de Octubre de 1908 y murió en Caracas el 28 de Agosto de 1985. Estudió Ingeniería en la Universidad Central de Venezuela, donde se incorporó al movimiento estudiantil que en 1928 inició una firme resistencia contra la dictadura de Juan Vicente Gómez. En 1929 participó en la invasión a Venezuela desde Curazao, donde asaltaron el fuerte Ámsterdam de Willemstad y apresaron al gobernador holandés Leonard Albert Fruytier y zarparon a Venezuela rumbo a la Vela de Coro, la cual fue derrotada. Ese mismo año logró viajar a España, donde escribió Fiebre, su primera novela con apenas 21 años de edad, publicada en Caracas en 1939.

Dada su militancia política en el Partido Comunista de Venezuela, conoció nuevamente el destierro hasta que en 1941 volvió a Caracas y fundó el semanario humorístico El Morrocoy Azul, junto a notables intelectuales de la época. Así se consolidó su doble condición de escritor y luchador político, la cual signaría su actividad como intelectual y como empresario. En 1943 fundó junto a su padre El Nacional diario que dedicó al que dedicó todo sus mejores esfuerzos en pro de la democracia y la libertad, así como promover el desarrollo de Venezuela.
Miguel Otero Silva cultivó prácticamente todos los géneros: narrativa, ensayo, poesía, crónica y dramaturgia. Obtuvo importantes reconocimientos como el Premio Nacional de Periodismo, Premio Nacional de Literatura y el Premio Nacional de Novela «Arístides Rojas» por Casas Muertas. Igualmente las órdenes «Andrés Bello» y «Francisco de Miranda» y el Premio Lenin de la Paz de parte de la Unión Soviética.
Su muerte dejó un amplio legado literario que abarca desde obras de teatro hasta poemas, legado que ha merecido la admiración de autores tan conocidos como Pablo Neruda y Gabriel García Márquez.
Aquí sus obras más conocidas:
Novelas: Fiebre 1939, Casas Muertas 1955, Oficina Nº 51, La muerte de Honorio 1963, Cuando quiero llorar no lloro 1970, Lope de Aguirre, príncipe de la libertad 1979, La piedra que era Cristo 1985.
Poesía: Agua y cauce, poemas revolucionarios 1937, 25 poemas 1942, Elegía coral a Andrés Eloy Blanco 1959, La Mar que es el morir 1965, Las Celestiales 1965, Umbral 1966.
Ojalá hubiera más espacio para escribir varios de sus poemas pero aquí les dejo un Romance que le dedicó a Juvenal Herrera.
LLegó de etiqueta negra,
montado en caballo blanco,
con un ratón de tres filos
y de chivas ataviado.
Abrió su inmensa buchanan
de presidente tumbado
y así le gritó a los monjes:
Tomen Old Parr que yo pago,
y con antiquary estilo
pagó con un chequers raro.
¡Qué old rarity tipo es este!
-me dije con grant cuidado-
le encuentro something special
de ambassador diplomático,
de Rodolfo Ballantine’s
o de estrella del bell’s canto.
Mas le descubrí el ancestor 
de king ransom africano
al verle el color perfection
de black and white trinitario.
Era Cutisark Herrera,
de la haig del Guarataro,
cuarto vat 69
scotish cream de El Callao.
              (1971)
Loading...