Rescatan ejemplar de águila arpía en selva deltana

Un águila arpía bebe de dos meses y cinco días de nacida, fue rescatada de manos de cazadores furtivos que la habían negociado con mercaderes trinitobaguenses. Se estima que sería vendida en unos 7.000 dólares americanos.

A pesar de su corta edad, el animal mide unos 70 cm. de altura, y pesa 5 kilos. Se encuentra en aparentes buenas condiciones, algo que será constatado con un riguroso examen medico en los venideros días. Cabe destacar, que a pesar de la fiereza que suele atribuírsele, presenta un comportamiento muy dócil por su reciente cercanía con personas.

La especie, poco común en la zona, se encuentra en peligro de extinción debido a sus notables características, que la singularizan en el reino animal y la hacen objeto de una persecución indiscriminada: se trata del ave de mayor tamaño de Latinoamérica, amplifica la vista en una especie de zoom natural 8 veces a una distancia de 3.000 kilómetros, posee una pezuñas de hasta 15 cm de largo –las más grandes conocidas-, se alza hasta un metro y mide 2,40 metros de envergadura al extender sus alas, y su instinto cazador y precisión en la obtención de la presa, hace que a las mujeres se les llame jocosamente arpías.

El ave fue rescatada en Guakajara de Pedernales, en el marco de una misión ordenada por el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velasquez, tramada en la ciudad de Los Teques, y ejecutada por: Joel Dicurú, director de la dependencia ministerial en el Delta, el Cnel. Carlos Sánchez, director de la Guardería ambiental de Bolívar, el primer Tte. Carlos Sánchez, director de la Guardería ambiental deltana, el Abog. Roberto Castillo, asesor jurídico de Imparques, el Dr. Alexander Blanco, presidente de la Asociación nacional por el rescate del águila arpía, un conocido científico con más de 25 años al servicio de la especie, y representantes de la Fundación Esfera.

Se inicia ahora un proceso de rehabilitación del ave, que habrá de durar unos dos años hasta que se considere que está en condiciones de volver a su hábitat natural.

La incursión selva adentro para recuperarla, reviste un carácter histórico por tratarse de la primera ocasión en que es rescatado un miembro de la especie en tierras deltanas, presumiendo que pudiera tratarse de camadas, que arrinconadas en otras latitudes y parajes buscan espacio para desarrollarse y crecer.

Con este logro son varias los animales raros, exóticos o en riesgo de extinción, que han sido rescatados en tierras deltanas en tiempos recientes, algo que esperamos continúe en aras de preservar nuestra biodiversidad y generar una conciencia superior en la mente de los depredadores humanos, ejecutores inmisericordes de los tesoros que la naturaleza nos legó.

Loading...