Damares Alves / Foto: archivo.

Damares Alves, ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, ha pedido a las iglesias evangélicas de su país, involucrarse mucho más en la atención de los migrantes venezolanos, y ayudar en su “interiorización”.

La idea de Alves es ayudar  a que los venezolanos puedan desplazarse con relativa seguridad de atención hacia diferentes estados de Brasil con el objetivo de bajar el número de criollos concentrados solo en Pacaraima, estado Roraima.

“La iglesia evangélica debe demostrar que vino y está pregonando amor”, dijo la también Pastora evangélica, reseña la prensa brasileña.

Alves habría insistido en que las iglesias deben traer a venezolanos, cuidarlos, y conseguirles empleo, y cumplir necesidades puntuales.

La funcionaria ha asegurado que en el estado de Roraima están radicados 30.000 venezolanos que huyen de la crisis humanitaria, e intentan encontrar oportunidades laborales y beneficios sociales en el país amazónico.

El gobierno de Brasil ha revelado a través de la ministra, Damares Alves, que entre 500 y 700 venezolanos ingresan diariamente a Brasil a través de Pacaraima, región fronteriza con Venezuela entre el estado Bolívar en Venezuela, y el municipio Pacaraima en Brasil.

También ha informado que el auge de migrantes venezolanos hacia Brasil se detectó en 2017, y durante los dos últimos años, 100.000 venezolanos han ingresado al gigante de Suramérica.

Loading...
Compartir