Mira, ¿cómo está Tucupita?

La capital del estado Delta Amacuro atraviesa por una difícil coyuntura económica, que, así como a otros venezolanos, está afectando a cientos de deltanos.

Falta de combustible

Tucupita permanece con deficiencia en la distribución de combustible desde hace un mes,  y pese a las medidas que ha tomado el gobierno regional, actualmente hay un centenar de conductores madrugan para abastecer sus autos.

Altos precios de los productos

Los deltanos que apenas cobran un salario mínimo, deben recorrer varios comercios del centro de Tucupita en busca de los  productos más baratos, para finalmente comer.

Los productos empaquetados como, la harina, el arroz y la pasta, mantienen un valor monetario que va de, 7 mil bolívares a 15 mil bolívares, aproximadamente; monto a la que un obrero no puede acceder fácilmente.

Poca atención en los hospitales públicos

Los centros públicos de salud del municipio Tucupita carecen de medicinas y no cuentan con los insumos necesarios para realizar pruebas de laboratorio.

Ir a un laboratorio, implica desembolsar unos 15 mil Bs en exámenes básicos.

Transporte

Los usuarios aguardan por al menos dos horas por un autobús en algunas paradas.

Cada vez hay menos unidades de transporte por la carencia de combustible y por los altos precios de los repuestos en Venezuela.

Compartir contenido