Imagen de referencia| Foto de noticiaaldia.com

El Comité Local de Alimentación Popular creado por el ejecutivo nacional como elemento para mejorar la distribución de alimentos,  ha sido cuestionado por los deltanos que aseguran que la iniciativa fue un error.

Hay varios motivos que señalan los consumidores finales. Uno de ellos se refiere a la incapacidad del gobierno para atender a una población extendida, ante esta situación han optado por parroquializar la operatividad los clap. En el caso de Delta Amacuro han priorizado solamente dos parroquias en el municipio Tucupita.

Antonio Díaz y Pedernales han sido los municipios totalmente excluidos en la entidad. Según Luis Moreno habitante de La Tortuga, el Clap no ha pasado por el lugar, y esperan por un operativo de Mercal desde mediados de febrero de este año.

Los usuarios también han criticado el tiempo que existe entre una entrega y otra. El contenido de las bolsas ha sido una decepción para los deltanos, el suplemento tiene 2 espaguetis, 2 harinas de maíz, algunos productos como el aceite y la mantequilla.

Las diferencias políticas entre la gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández y el alcalde de Tucupita Alexis González, también inciden directamente en el nuevo sistema de distribución de alimentos. Las tendencias psuvistas tendrían una batalla campal por quedarse con el poder absolutos de los Clap.

Por otra parte, dirigentes políticos como Jiovanny Gómez (AD) y Alexis Bello (Gente Emergente), han afirmado que existe corrupción en los Clap, por eso señalan directamente al coordinador de los Comités de abastecimiento, Tomás Barreto.

Las supuestas ventajas del Clap quedan supeditados a detalles como la entrega casa por casa sin que represente un esfuerzo físico para el usuario, la incorporación de lagunas personas que nunca han ido a colas en locales privados o mercales, la participación popular y su conversión en una respuesta emergente ante una grave crisis alimentaria.

Loading...