Mons. Ernesto Romero: estamos casi a las puertas de la consagración del Dr. José G. Hernández

Mons. Ernesto Romero: estamos casi a las puertas de la consagración del Dr. José G. Hernández

El monseñor Ernesto Romero tiene una buena nueva que contar, la consagración del Dr. José Gregorio Hernández, está cerca.

Es algo que ve venir, como un lanzamiento franco que inevitablemente se convertirá en jonrón para disfrute de su equipo y la fanaticada.

Una inexplicable intuición que únicamente la fe puede explicar, y que es tan invisible y certera como el aire que respiramos y nos da la vida, sin ni siquiera poderlo tocar.

Tras decenas de años escribiendo esa epopeya, parece que está a punto de concretarse, cual gesta heroica del pueblo venezolano.

Los tiempos de Dios son perfectos, y el tiempo del “Medico de los Pobres” no tardará en llegar, la intuición de monseñor se lo dice.

1.- ¿Qué faltaría para consagrar a José Gregorio Hernández, para llevarlo a los altares?

ER: Faltaría la plenaria de cardenales y obispos para que el querido papa Francisco, apruebe la consagración del doctor José Gregorio Hernández, lo que tanto esperan todos los devotos venezolanos y de otras tierras.

Se han cumplido ya dos pasos, el primer paso fue el estudio por parte de la comisión médica del milagro y fue aprobado, es decir, los médicos tuvieron que declarar que allí tuvo que haber una intervención sobrenatural, y el segundo paso fue la evaluación de la comisión de teólogos que examinan el milagro y ven que tuvo que haber una intervención también de Dios, que Dios intervino en esa criatura que se llama Yasuri Solórzano, esta niña de un pueblito ubicado en la frontera entre Guárico y Apure, un pueblito limítrofe entre esos dos estados.

El tercer paso que falta y que, debo aclararlo, no es que sean tres los pasos solo para José Gregorio Hernández, no, todas las personas que son propuestas como modelo de santidad, tienen que atravesar estos umbrales. El tercer umbral que debe atravesar el doctor José Gregorio Hernández es el examen de la comisión de cardenales y obispos, que complementa lo que han dicho los médicos y los teólogos, y ellos al avalar la ocurrencia del milagro, comunicarán esa declaración a su santidad el papa Francisco, quien al final emitirá un decreto santificándolo.

Este último es un paso en el que nosotros confiamos mucho, los cardenales y los obispos en principio ya conocen la figura del doctor José Gregorio Hernández, conocen toda la trayectoria de devoción del pueblo venezolano hacia José Gregorio Hernández y lo que nos dicen el vicepostulador monseñor Tulio Ramírez y el cardenal Porras, es que continuemos en oración sincera y en compromiso real en cada una de nuestra comunidades.

Sigamos orando, rezando, para que este tercer paso sea también positivo, como han sido los dos primero, yo diría que es inminente la beatificación del doctor José Gregorio Hernández, no podemos cantar todavía victoria pero si podemos tocar algunas campanas como ya lo han hecho en algunas Diócesis, el “campanazo” que llaman así, de alegría porque evidentemente que hay que celebrar con alegría, con acción de gracias porque vamos por buen camino, pues estamos casi a la puerta de esta gran fiesta de fe del pueblo venezolano.

2.- ¿Qué significado tiene para el pueblo venezolano la beatificación del doctor José Gregorio Hernández en estos momentos?

ER: En principio, toda declaración de santidad de virtudes heroicas, todo hombre, toda mujer que se ha destacado en su vida por ser un signo visible del amor de Dios, evidentemente que para la iglesia es una alegría, un gozo, una manifestación de que Dios camina con nosotros, porque estas personas son instrumentos de Dios, al servicio de la humanidad, al servicio de Dios, por lo tanto cada santo(a), es una presencia de Dios en nuestra tierra, en nuestra historia, en nuestro pueblo.

Dios camina con nosotros, cada santo(a) es una esperanza para el pueblo de Dios, Dios no nos ha abandonado, Dios nos ama y la declaración del doctor José Gregorio Hernández, como ejemplo de vida cristiana, ejemplo  de entrega y de servicio de amor a Dios por sobre todas las cosas, habla que Dios está a nuestro lado.

Es importante también lo que nos dice el comunicado de la iglesia, y es que hace 102 años el doctor José Gregorio Hernández en compañía de otros prominentes médicos venezolanos dieron lo mejor de sí, en la atención a los enfermos causados, por la epidemia de la gripe española que ocasionó tantos estragos en el mundo entero y también entre nosotros; el doctor José Gregorio Hernández fue una pieza clave en ese equipo de médicos que estudió, evaluó, trabajó, para erradicar esa fiebre llamada la fiebre española y que causo tantos males como una epidemia que se declaró en el mundo y que nosotros también sufrimos.

3.- Cuál es su mensaje para los venezolanos en esta cuarentena, que pareciera que se va a flexibilizar un poco, aun cuando la amenaza subsiste?

ER: En principio nos alegramos de que ya se están percibiendo ciertos permisos, estamos viendo cómo se van flexibilizando las indicaciones de cuidado contra el coronavirus, eso es positivo, eso nos da muchas esperanzas y evidentemente hay que tomarlas al pie de la letra y con mucho cuidado, no podemos nosotros echar a perder la tarea después de haberla trabajado tanto, después de haber pasado por toda esta situación.

Hay que tener calma, paciencia, pasaremos la pandemia, tendremos la libertad que hemos tenido antes, la libertad de relacionarnos y de encontrarnos con las personas, pero, yo llamo a la calma, a la serenidad y a la paz, esto tiene que ser progresivamente, no podemos caer en el desespero que ya tenemos que volver de nuevo a lo normal.

En principio yo creo que se impone una evaluación, no podemos vivir de buena a primeras como vivíamos antes, tenemos que estar muy atentos en nuestras relaciones sociales y sobre todo a los hospitales, los centros de salud, evaluar cómo han podido responder ante esta emergencia, porque hoy lamentablemente sufrimos esta emergencia, pero las emergencias siguen, continúan los enfermos, siguen los niños(as) con problemas, enfermedades, incluso algunas enfermedades que habían sido erradicadas volvieron, como el sarampión.

Yo creo que la salud tiene que ser una cosa muy de cada día, de estar atentos a la salud, creo que de eso nos habla esta situación que hemos vivido, pongámosle más atención a lo humano, en la vida, la salud y la alimentación, son dos elementos importantísimos y quizá le damos importancia a otros elementos de la dimensión social de la vida que evidentemente son importantes, pero, creo que asegurarle al pueblo una buena salud, unos buenos centros asistenciales, es lo más importante.

Lo hemos experimentado ahora, no salir corriendo como en muchas partes han tenido que salir a buscar equipos, insumos, porque no los tenían, yo creo que no debemos esperar a que pasen los accidentes para prepararnos, al contrario, debemos estar siempre dispuestos, listos para salir al encuentro de las contingencias que suceden en nuestra vida diaria.

Yo siempre pongo el ejemplo de la madre, que sabe que su niño puede caerse, puede que se haga una herida y siempre en nuestras casas siempre hubo un botiquín donde se guardaba como un adhesivo, una curita, un alcohol, bueno yo creo eso es, la prevención de las madres debe ser la prevención también de la sociedad, tenerla siempre, puede haber una emergencia en cualquier momento y nos encontrará siempre listos.

Nuestros centros asistenciales, nuestros hospitales, deben estar a la altura de las emergencias que se puedan presentar, yo creo que esto debemos aprenderlo, después de haber pasado por toda esta experiencia, creo que hay que estar atentos a estas necesidades.

 

Compartir contenido