Su Excelencia, Monseñor Ernesto Romero / Tanetanae.com.

Su Excelencia, Monseñor, Ernesto Romero, Vicario apostólico de Tucupita, invitó a las familias deltanas a superar las realidades del pueblo venezolano, y hacer de sus hogares un lugar lleno de luz, paz y amor en esta Navidad.

Romero refirió que la coyuntura económica, social y política de Venezuela, afecta a varias familias venezolanas, en especial a los deltanos, quienes han visto partir a sus seres queridos a otros países en busca de mejores condiciones de vida.

“Hoy en día las familias están dispersas”, lamentó el Obispo.

Su Excelencia instó a los deltanos a ser capaces de vivir esta realidad, desde la familia y hacer de ella un lugar de luz, paz y amor, como lo hicieron, “María y José”, quienes recibieron a Jesús en una cueva de animales.

“Yo invito a las familias a superar esta realidad desde la fe, la alegría y el gozo de saber que somos hijos de Dios”, dijo.

El Obispo aseguró que, independientemente de la realidad  que vive la sociedad civil venezolana,  hay que tener en cuenta  las condiciones en la que nació Jesús. Porque él (Jesús) quiere cambiar esa situación de miseria y pobreza, en una situación de justicia, paz y bondad.

“Tenemos que superar todo odio, dificultad, rencor, superemos toda exención de personas y trabajemos juntos por el bien común”, insistió.

Ernesto Romero recordó: “volver al origen, es volver al sueño de Dios, todos viviendo como hermanos, todos viviendo en una sola fraternidad, nada de violencia, nada de rencores, nada de agresiones de uno para con los otros”.

Loading...
Compartir