Una moto está estacionada en una casa del centro de Tucupita. Imagen ilustrativa / Tanetanae.com.

Varios propietarios de motocicletas que viven en lugares lejanos al centro de Tucupita, al sur de la localidad,  han asegurado que se dejan “remolcar” con tal de ahorrar combustible. Ellos también piden colas, solo que tienen la ventaja de andar sobre ruedas.

Una vez lograda la “cola”, se aferran con sus pies a un lado- y en la parte trasera- del auto. Se trata de una peligrosa iniciativa ya que la mayoría de quienes les ofrecen aventones, son camioneros.

Un litro de gasolina revendida mantiene un coste de 3 dólares en Tucupita.

Maiker Montoya vive en La Frontera, es una de las personas que pide “colas” a los camioneros para arribar hasta el centro y poner a rodar su moto en la parte de atrás del auto. Asegura que así es como ahorra la gasolina, que usa solo para regresar a casa.

Él gasta un litro de gasolina en dos viajes. Montoya ha tenido que desembolsar 3 dólares por un litro de gasolina. Lo ha hecho estrictamente  para cuando necesita arribar al centro para hacer compras.

En tres oportunidades ha arribado hasta el centro de “cola” en los camiones. Agradece no haber tenido que saldar monto alguno, apenas el correspondiente agradecimiento.

“Es mejor pedir cola y hablar con los conductores para llevar la moto, porque si no, no me da (alcanza) la gasolina”, dijo el ciudadano Maiker.

Ante la carencia del combustible en la entidad deltana, son varios los dueños de motocicletas que prefieren pedir aventones para arribar al centro y llevarse con ellos sus vehículos, para así estirar la gasolina, que previamente han adquirido en dólares.

Loading...
Compartir