Sala de espera del hospital de Guayo | Tanetanae.com.

Al menos cuatro indígenas waraos murieron consecutivamente en un mes, posiblemente tras haberse contagiado de paludismo, así lo informaron familiares de los fallecidos.

Las muertes ocurrieron en las comunidades Nayara, Pascuala y Tekoburojo, una zona de la selva deltana, ubicada a unas cinco horas por vía fluvial desde Tucupita.

Los allegados de las víctimas mortales afirman que se trata de paludismo, porque así se lo han hecho saber en San Félix, estado Bolívar, lugar a donde una gran cantidad de originarios van en busca de comida y ropa, en Cambalache.

Se trataría, en caso de que efectivamente los waraos hayan muerto de malaria, de afecciones importadas, porque las comunidades antes mencionadas no se encuentran en sectores endémicos de la enfermedad en cuestión.

Las cuatro personas que murieron en septiembre pasado, presentaron síntomas como, fiebre alta, dolores de cabeza y uno de los pacientes llegó a vomitar sangre.

El cuadro de salud de los cuatro waraos se complicó por la falta de atención médica y de fármacos, ya que, Nayara y Pascuala, son asentamientos aborígenes que están a unas tres horas en curiara y a canalete de Guayo, localidad que sí cuenta con un ambulatorio, pero carente de medicamentos.

Se trata de cuatro casos del que públicamente se tenga conocimiento, pero oficialmente no se lleva un registro de las personas fallecidas ni de las causas,  por lo que para las autoridades sanitarias de la entidad, estas muertes nunca ocurren.

Loading...
Compartir