Foto: archivo.

Las autoridades de salud del estado Delta Amacuro no han dotado de medicamentos antipalúdicos al municipio Pedernales, al menos es lo que denuncian los vecinos del ayuntamiento que está más al norte de la entidad.

El brote endémico de malaria amenaza más a las comunidades fluviales del municipio Pedernales en temporada de invierno, explicaron las personas consultadas.

Pepeina, Waranoko y Capurito de La Horqueta, son los asentamientos que han resultado afectados por el paludismo. El panorama ha recrudecido para los convalecientes porque los casos se generan en zonas selváticas, no atendidas por los organismos oficiales.

José Rodríguez, vecino de Pedernales, informó que son muy pocas las personas que pueden viajar a Tucupita, o al estado Monagas,  en busca de medicinas para tratar la enfermedad en cuestión, porque no cuentan con transporte público.

La última vez que se llevó a cabo una jornada de fumigación fue hace cuatro años, desde entonces, los casos de malaria han ascendido según las declaraciones de los mismos convalecientes.

De acuerdo con el señor José Rodríguez, en el Centro de Diagnóstico Integral, CDI de Pedernales, ha muerto una indeterminada cantidad de indígenas waraos cuyos síntomas han sido los del paludismo, sin embargo, los galenos estarían registrando en las actas de defunciones, otras causas.

Loading...
Compartir