Daisa Lugo, una señora de 42 años de edad perdió su monedero la tarde del viernes 11 de octubre, cuando tomó un autobus en Tucupita. Se lo quitaron de sus brazos.

Lugo vive en la comunidad El Jobo, pero ese día iba con su hijo de ocho años de edad a visitar a su hermana que vive en Agua Negra, localidad más al sur de Tucupita.

“Cuando llegué a la parada no había autobuses”, señaló la señora.

Después de una hora, arribó un autobús de color blanco y las personas que estaban en la cola corrieron para subirse. Ella hizo lo mismo.

Daisa y su hijo lograron entrar a la unidad autobusera, pero cuando se dispuso a caminar por el pasillo, sintió que le “jalaron” el monedero que cargaba debajo de sus brazos, sujeta a su cuerpo.

“Miré rápidamente, pero había mucha gente que no logré ver nada”, dijo la señora.

Daisa Lugo, lo único que exige es la devolución de su monedero, porque dentro se encuentra su cédula de identidad, el carnet de discapacidad de su hijo, su libreta y su tarjeta de débito del banco bicentenario.

Loading...
Compartir