Navidad y año nuevo sin Norlismar Moreno, una de las deltanas detenidas en Trinidad y Tobago

Norlismar Katiusa Moreno Cedeño, es una de las deltanas privadas de libertad en Trinidad y Tobago. Su familia no podrá verla llegar a casa para navidad o año nuevo.

Salió un día de febrero del año 2017. Un morral azul, algunas ropas, y muchos sueños acuestas la acompañaron en su viaje, uno que hasta ahora no ha tenido retorno.

Decidió irse con la convicción de tener buena suerte y que podría ayudar a su familia con los ingresos que obtuviese fuera de Venezuela.

Dejó a sus dos hijos en Tucupita: uno de 7 y 9 años, unos chamos que ahora cuida su abuela, la señora Norma Cedeño.

Norma Cedeño recuerda aquel diciembre del año 2017, cantando el cumpleaños de su hermano, sonriente, pero decidida a irse porque quería un buen futuro para sus hijos.

En marzo del 2018, la policía trinitaria la detuvo en la misma pensión donde se quedaba junto a otras venezolanas. Fue condenada a dos años de cárcel. Hasta diciembre de 2018, han pasado solo 9 meses.

Su familia la espera en una humilde vivienda de Tucupita. Ruegan por una ayuda del gobierno venezolano, para que aboque por ellos, y los repatríe como lo ha hecho con otros coterráneos que se han ido a otros países.

Norlismar Moreno no podrá abrazar a su familia en navidad, ni desear un feliz año nuevo. Sus hijos la extrañan y sueñan con el hecho de despertar y tenerla a su lado, sonriente.

No es el mejor momento para la familia Moreno Cedeño, no en la Venezuela actual, la misma que obligó que Norlismar Moreno emprendiera un viaje para intentar mejorar las condiciones económicas de sus seres queridos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta