Diomar Marcano | Tanetanae.com.

La niña Andreina Marcano, de cuatro años de edad, tuvo que ser trasladada de emergencia hasta el materno infantil de la ciudad de Tucupita, por intoxicarse tras ingerir yuca amarga, la mañana del lunes (11.03.2019).

Según Diomar Marcano, originario de la comunidad de Mojabaina del municipio Antonio Díaz y padre de la niña, la menor comenzó a sentir el malestar a las 9 de la mañana del día lunes (11.03.2019), luego de haber comido yuca sancochada como desayuno.

El padre de la infante, quien actualmente vive la comunidad de Guara frente al paseo malecón Manamo de la capital deltana, no cuenta con los recursos necesarios para comprarle el medicamento a su hija, quien hasta el lunes por la tarde permanecía con oxígeno.

“Para que atiendan a mi hija tengo que comprar los medicamentos”, dijo el angustiado papá.

El último caso de indígenas intoxicados por comer yuca amarga, se registró el 22 de enero de 2018, cuando dos waraos que residían en el basurero de Tucupita, fallecieron luego de comer este alimento agrícola.

Loading...
Compartir