Parte de la Av. Casacoima frente al mercado municipal de Tucupita la mañana del viernes 14 de agosto/Tanetanae.com.

Las migraciones de algunas mujeres deltanas hacia Trinidad y Tobago, en busca de mejores oportunidades económicas, ha causado el abandono de un número indeterminado de niños  en el estado Delta Amacuro.

Por la dificultad que presentan los ciudadanos ilegales a la hora de zarpar a la vecina isla, se ven obligados a encargar a sus hijos con otros familiares. No todos corren con suerte.

Ramón, un hombre que vive en el sector de La Perimetral de la capital deltana, reveló que conoce aproximadamente a cinco mujeres que dejaron a sus hijos con sus familiares, para poder arribar a Trinidad.

“Se la pasan en la calle sin que nadie estén pendientes de ellos, a veces caminan buscando mangos para comer. Hay algunos que piden comidas por las casas”, informó el señor Ramón al ser abordado por Tanetanae.com, la mañana del viernes 14 de agosto del 2020.

Solo les envían dinero a sus hijos para que traten de comer

Wilda González, una ciudadana que reside en la urbanización Delfín Mendoza de Tucupita, informó que conoce a tres madres deltanas que migraron a Trinidad y Tobago, y dejaron a sus hijos en manos de sus parientes.

Con sus madres en otro país, la situación económica de los menores no ha mejorado, solo que ahora si pueden conseguir comida con más facilidad.

“Están igual, solo pueden conseguir algo de comida, porque de tener ropas o comprarse otras cosas no pueden. Por lo menos reciben algo para la comida”, señaló la señora Wilda González.

Loading...
Compartir