La hora santa

El pasado sábado, los pequeños de catequesis y familia de la parroquia Argimiro García de Espinosa, realizaron la actividad religiosa, “Una hora santa” en la iglesia San José de Tucupita, estado Delta Amacuro.

En la “Hora santa” el padre Narciso destacó que el papa Francisco quiere que los catequistas se formen bien antes de instruir a los niños, esto con el fin de que los pequeñines conozcan desde el inicio de la catequesis los objetos litúrgicos de la misa, al igual que las “partes del templo católico”: sagrario, sede, sacristía, presbiterio, fuente bautismal, confesionario, altar, vía crucis, entre otros.

Lo más importante y sagrado de la celebración de la eucaristía es el momento cuando el sacerdote coloca las dos manos para la consagración del vino y el pan, en ese preciso instante las personas que puedan arrodillarse deben hacerlo por respeto a nuestro padre Dios.

Es un acto simbólico de mucha fuerza espiritual, “puso como ejemplo cuando se está viendo una película histórica, las personas se arrodillan delante un Rey, en ese sentido Jesús para nosotros representa el Rey”.

Quienes vienen a la misa no es a conversar con las personas de al lado ni mucho menos a chatear por el teléfono, deben comportarse a la altura durante la celebración de la santa misa.

De igual modo puntualizó que es necesario que los niños se formen bien para recibir la primera comunión, enseñándolos a amar a Dios con el fin de fortalecer la fe cristiana. ¡No nos alejemos de Dios, vivamos con alegría, con amor, y con Cristo en nuestros corazones!

 

,

Loading...
Compartir