Foto: archivo.

Algunas familias waraos que habitan en las comunidades que están en la selva del estado Delta Amacuro, no se “rinden” y persisten en trasladarse en canoas hasta Barrancas, estado Monagas, para poder adquirir comida y otros insumos.

Un viaje que duraría hasta siete días, al menos es lo que aseguran los mismos indígenas. Pero, ahora la atención recae sobre los niños que también se estarían sumando al éxodo, lo que sería un riesgo para sus propias vidas ante un posible naufragio. La última vez que se pudo conocer sobre el arribo en canoas a Barrancas, fue la de dos familias que habrían llegado desde Bonoina, el pasado lunes 01 de julio.

“Ellos viajaron por una semana remando a canalete, tres niños también vinieron para comprar comida, más que todo sal, porque allá estaban comiendo sin sal”, relató una vecina de la menciona localidad.

El éxodo masivo  en curiara y canalete por los nativos que buscan comida en Barrancas o Tucupita, se ha agudizado en el último mes. La falta de carburante en el caserío ha ocasionado la paralización de los contados motores fuera de borda, porque la falta de repuestos también ha sido un factor a la crisis del servicio de transporte en ese ayuntamiento.

“Hoy (5.7.2019), van a viajar para Bonoina, van a llegar allá en siete días, los niños tienen que correr el riesgo también”, lamentó la vecina.

La comunidad de Bonoina, está ubicado en el municipio Antonio Díaz, Delta Amacuro. Una localidad a la que se accede por vía fluvial a unas cinco horas desde el Puerto de Volcán, dependiendo del motor fuera de borda y la embarcación.

 

Loading...
Compartir