Una madre warao junto a sus hijos en una de las calles de Tucupita | Tanetanae.com.

La infancia warao camina las calles durante el día. En las noches improvisan un “colchón” con cartones y bolsas, mientras los padres, a veces, cargan a los niños más pequeños en brazos, y duermen a la intemperie

Al caer la noche, van a las panaderías de Tucupita a extender sus manos, pero los niños ya cansados, duermen.

Este connotado problema social de múltiples razones,  se ha perdido en la sensibilidad.  Para el común de la gente es normal el sufrimiento humano.

Sin embargo, va tomando un nuevo giro mientras se profundiza el problema, vinculado con el grave problema social y económico por el que atraviesa Venezuela.

La inseguridad es parte de los problemas al que se enfrenta la gente de la calle. En diciembre del año 2018 se duplicó los ataques a las mujeres y niños que deambulan en las calles de Tucupita.

Rosa Virginia M, es el testimonio viviente de la inseguridad redoblada en las calles de la capital deltana.

Ella ha sido víctima de ataques en tres ocasiones, solo en diciembre de 2018. Por suerte ha contado con la fuerza necesaria para escapar, y desde que le ocurrió el último abordaje delictivo, duerme en una carpa improvisada junto a otros waraos en el paseo Manamo de Tucupita.

Pero no olvida las noches de terror, cuando un desconocido intentó someterla en una céntrica calle de la capital deltana, y solo dos niños la acompañaban.

Loading...
Compartir