Foto de Melquiades Ávila.

Por Melquiades Ávila.

En asamblea, la población de Bonoina, caserío indígena ubicado en el municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, llegó a un acuerdo de poner un “parao” a los atropellos electorales por parte de los actores políticos a la hora de elegir una representación a través del voto y elección comicial.

“Hasta aquí los chantajes, no queremos más violaciones de nuestros derechos como votantes, en las próximas contiendas electorales, nosotros haremos respetar la decisión de cada uno de elegir libremente a su representante”, señala el docente Arévalo Ávila al referirse al secuestro de voto que está acostumbrado llevar a cabo el sector oficial, que descaradamente se monta en la máquina para realizar el delito de “votar por todos” los electores.

De igual forma, el profesor Ali Herrera señala que, ya la población se cansó de ser chantajeada por los funcionarios del gobierno a la hora de emitir su voto dando lugar a las amenazas a  familias que dependen su ingreso de las nominas de la alcaldía o de la gobernación.

De acuerdo a la exposición de la representación indígena,  se cometieron delitos electorales graves en casi todos los centros de votación: caso especifico es el centro de votación de Nabasanuka, lugar donde “la señora denominada la margariteña se encargó de manipular y presionar  la máquina del CNE a favor de  los candidatos del gobierno por todos los electores, arrojando un resultado único de un cien por ciento para el sector oficial.

“En nuestro centro de votación, Concentrada N0 66, ubicado en Bonoina, nunca más vamos a permitir estas irregularidades y hacemos el llamado a todos los actores políticos, ya sean del nivel de la base, media y/o altos funcionarios del gobierno, a respetar nuestra determinación de hacer valer nuestros derechos ciudadanos” señaló Arevalo Ávila.

 

Loading...
Compartir