Foto: archivo.

Un grupo de jugadores aguardaban por el dueño de un balón para jugar balompié cuando fueron notificados que esta pelota se había perdido.

  • Bueno, vamos hacer una vaca y compramos uno -, dijo uno de los presentes, asegurando que entre todos era posible comprarlo.
  • Cuesta dos trescientos, replicó otro en una equina.

Y así fueron definiendo al responsable de la recolección, y la compra del balón, porque alguien ya había informado que costaba 2.300 Bs S en Maturín.

Lo que antecede a este artículo, es un episodio que ocurrió en una concurrida cancha deportiva a inicios de noviembre de 2018.

Tan solo en una semana, lo que pudo terminar en una compra feliz y la continuidad de la práctica deportiva, culminó en una decepción, porque mientras esperaban la quincena de los que no podían aportar en el momento, el precio subió 200%.

Esta semana el precio de la esférica alcanzó los 6.300 Bs S.  Un grupo de jóvenes vieron que se esfumaba la posibilidad de comprar un balón, porque entendieron que esperar otros días más, solo permitirá que las colaboraciones adelantadas sean desaparecidas por la inflación y ya no podrán comprar un balón nuevo.

Loading...
Compartir