En varios hechos delictivos suscitados las últimas semanas en Tucupita, los antisociales emplearon una etiqueta: “échale la culpa al presidente”.

Los sucesos, atracos en su mayoría en calles céntricas de la ciudad llevándose celulares y bolsos, culminaban con la referida frase.

Según el testimonio suministrado por las víctimas, lo manifestaban en actitud burlona, sin mostrar ninguna compasión.

La cínica expresión, encierra el absurdo de que probablemente los afectados tienen igual o mayor necesidad que quienes perpetraron el delito.

Lamentablemente, el hampa siempre encuentra la forma de reírse de quienes caen en sus garras.

Loading...