Numerosas tumbas abiertas dan un aspecto lúgubre al cementerio nuevo de Tucupita

Unas 15 tumbas abiertas ofrecen un espectáculo desolador en el cementerio nuevo de Tucupita.

Sin saber a ciencia cierta si obedecen a prácticas reñidas con la Ley, producto de supersticiones, o a la deficiente construcción, su número crece.

Algunas poseen urnas cerradas en su interior, sin embargo, en otras pueden apreciarse claramente las osamentas.

Se hace un llamado a los familiares a que preserven la dignidad de sus deudos, garantizándoles la desaparición natural, bajo resguardo del cajón mortuorio y la fosa, sin que animales o personas inescrupulosas ultrajen sus restos.

A las autoridades municipales se les agradece tomar cartas en el asunto, formulando las exigencias a que haya lugar.

Compartir contenido