Monseñor Ernesto Romero. | Foto: archivo.

El Papa Francisco canonizó a Monseñor Óscar Arnulfo Romero el domingo (14-10-18). Se trata de un personaje de la vida religiosa católica que se caracterizó por ser un incansable luchador en defensa de los derechos humanos en Centroamérica, y modelo a seguir por los vulnerados de las dictaduras en América Latina. Romero abrió las puertas de la iglesia a los campesinos e indígenas y condenó la represión del ejército durante la guerra civil salvadoreña.

 “Él recibió la vocación de Dios, recibió generosamente la llamada de Dios a ser sacerdote, y nosotros damos gracias a Dios por los 7 santos, pero de una manera especial a Óscar Arnulfo Romero, que es muy cercano a nosotros”, declaró su Excelencia, Monseñor Ernesto Romero, Obispo de Delta Amacuro.

San Romero comenzó con mensajes radiofónicos, con visitas  pastorales a los campos salvadoreños y fue allí donde se dio cuenta del sufrimiento, del hambre y de la miseria en los pueblos.

“Como en toda América, hay gobiernos corruptos que se han adueñado del dinero público y no lo utilizan para ayudar a los más pobres, o en el bien común, y que además muchos tomaron las armas pensando que era el mejor camino y esta situación generó más violencia”, añadió el Vicario de Tucupita.

Su Excelencia manifestó que en todos los países se viven situaciones diferentes, y que no puede haber comparación entre los problemas de El Salvador y los de Venezuela, sin embargo, precisó que se hace necesario crecer, pese a las adversidades de la vida, en la verdad, en la caridad y en el amor.

Ernesto Romero, máximo representante de la iglesia católica en el estado Delta Amacuro, invitó a toda la sociedad civil seguir el ejemplo de entrega y fe de San Romero, con la verdad, el respeto de los derechos humanos y promoviendo la paz entre los pueblos.

Loading...
Compartir