Parte de las instalaciones de la UTD/Foto de archivo web.

El camino infectado de cardos y espinas que ha signado el tránsito de Tecnológico a Universidad, parece no tener fin.

La tranca protagonizada por estudiantes del autodenominado grupo “El Combo de la Matica”, trajo a colación los recientes hechos delictivos que han hecho mella en la intención de restituir la paz, la armonía y la moral de la institución.

La última de las tropelías tuvo por victima al comedor universitario de donde habrían sustraído 300 kilos de pollo beneficiado, cuyo valor en el mercado asciende a 225.000 bolívares.

Según algunas versiones, este robo se produjo en carnaval, extrañando que no haya habido ninguna puerta violentada, lo cual hace suponer que los perpetradores poseían las llaves.

Antes, cambiaron los cuatro cauchos nuevos de un vehículo institucional, recién adquiridos, por cuatro viejos, algo de lo más notorio.

Más atrás quedó sin resolver el caso de la docena de discos duros extraídos de las máquinas de diversas dependencias administrativas, acción que fue catalogada como un sabotaje.

Eso sin contar con el robo de las desmalezadoras –las que estaban buenas- y la destrucción de parte del sistema que mantenía en funcionamiento las videocámaras de vigilancia.

Un compendio de acciones que van desde el vandalismo hasta el sabotaje, por no emplear las duras palabras “terrorismo institucional”.

 

Loading...
Compartir