Imagen de archivo web

Viajeros y habitantes de la ribera del río Orinoco en el municipio Tucupita  estarían viviendo una experiencia aterradora. La ola de robos y atracos a embarcaciones fluviales perpetrado por los piratas de río estaría llegando a su máximo nivel.

Según los moradores, hasta cinco asaltos diarios sufren los navegantes  por el  río Orinoco. Señalan que lo más afectados por los robos suscitados en el río padre, son los provenientes de las comunidades indígenas del Bajo Delta. Relatan que los culpables se llevan todas las pertenencias de los navegantes, dejándolos sin nada y a la deriva en una de las playas del sector.

Tres Caños, Manacal, Paloma del Toro, El Toro y Sacupana serían las comunidades fluviales  afectadas por los robos a embarcaciones  y motores fuera de borda. Según los habitantes, los implicados en el delito acentúan su trabajo en un sector llamado, Jeina, Boca Grande y Caño Araguao.

Entre julio de 2015 y octubre de 2016, se tiene registro que ha ocurrido hasta 20 ataques a viajeros campesinos e indígenas.

Loading...