Foto: archivo.

“Recibo cuatro lentejas y te doy un kilo de azúcar”, es lo que proponen como trueque los vendedores ambulantes que hacen vida a las afuera  del mercado municipal de Tucupita.

De acuerdo con un revendedor informal abordado en los alrededores del referido lugar, es de esta manera que algunos tucupitenses logran adquirir el azúcar, ante la carestía de este rubro en los abastos comunes. Así, los granos que abundan en los combos del Clap, pasan a ser moneda para comprar el azúcar.

Una persona que vive en el centro de la capital deltana, admitió que fue al mercado con cuatro kilos de lentejas para intentar cambiarlos con otros artículos, pero la oferta solo fue de un kilo de azúcar por los empaques que el usuario poseía.

“Prefiero cambiar las lentejas por azúcar, harina u otro producto, porque para comprarlo es difícil”, dijo otro abordado a propósito de los trueques que se han desencadenado en el mercado municipal de Tucupita.

Pero hay usuarios que consideran injusto este tipo de intercambio, porque la cantidad de lentejas a ofrecer, triplica el contenido de un solo kilo de azúcar.

A las afueras del mercado municipal de Tucupita abundan los revendedores de comida, mismos trabajadores informales que han sugerido trueques y otras iniciativas no necesariamente bien vistas por las autoridades municipales.

Loading...
Compartir