Cómo pararle el macho a la crisis

El Nacional

Ante las proyecciones de lo que promete ser un año crítico en materia económica y social, expertos como Luis Vicente León y Asdrúbal Oliveros coinciden en la necesidad de que el ciudadano de a pie mantenga en orden las cuentas y actúe con rapidez.

“Lo primero es racionalizar que debe prepararse para una crisis mucho más fuerte y larga que las que conoce y la forma de manejar su economía personal debe cambiar dramáticamente. Debe actuar rápido”, expresa León en su cuenta oficial en Twitter.

Ambos economistas señalan que moverse lentamente en hiperinflación “se paga caro”. El ritmo de alza de los precios resulta vertiginoso y es prioridad actuar con premura.

Oliveros afirma que también debe tenerse claridad sobre cuáles son los ingresos con los que cuenta el grupo familiar y los gastos a los que debe responder. Aconseja también establecer prioridades, que en todo caso no deben ser más de 2 o 3. “Toca ser disciplinado. Es primordial trabajar en función de lo que es más importante”, apunta.

A los jóvenes, Oliveros les invita a invertir en educación, un rubro que sigue siendo económico en Venezuela. “Estudiar afuera dejó de ser una opción cuando se perdió la facilidad que ofrecía la tasa de cambio baja. Un posgrado en Venezuela, por ejemplo, todavía es algo viable y útil”, dice.

Recomienda buscar segundas fuentes de ingreso, aparte del empleo fijo y formal. “Mantenerse con un solo sueldo es, si no muy difícil, casi imposible; entonces necesariamente hay que buscar otras fuentes de ingreso”, enfatiza.

Intentar llevar a moneda fuerte la mayor cantidad de dinero que se pueda es la mejor forma de ahorro, de acuerdo con León. Recomienda que con el dinero que pueda sobrar a fin de mes, se intente adquirir los dólares que se puedan. Asegura que no tiene ningún sentido  mantener bolívares ahorrados: “Deben cambiarse de inmediato por bienes o moneda dura, que es prácticamente cualquiera que no sea la tuya”.

También propone como segunda opción para blindarse el adelanto de compras indispensables o el canje de dinero por activos que servirán en el futuro como reserva de valor. “Activos monetarios como las divisas o bienes comercializables”, indica.

Oliveros sugiere aprovechar los créditos que se presenten. “El pago resulta accesible, pues las tasas son bajas y la dinámica inflacionaria le favorece. Hay que ser responsable, eso sí, con el pago de las cuotas y ser escrupuloso, sobre todo, con las primeras, que son las más altas”, puntualiza.

Invertir en sí mismo es otra de las alternativas para sobrevivir a la crisis. “Es recomendable destinar algo de dinero al cuidado personal o a actividades que permitan la higiene mental: llámese gimnasio, cine, teatro, un paseo. Algo que satisfaga esa dimensión espiritual y permita soportar la embestida”, agrega Oliveros.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta