El sombrerito se hizo flequillo, prácticamente se aplastó, se coló por un resquicio y entró.

De tanto insistir, aprovechando su condición de coordinador de APC del partido de gobierno y la vocería constante que ejerce, se abrió paso en la lista.

Mas lejos de la punta que de la cola, pero aparece.

El fieltro tipo panamá que más cargos ha detentado en el gobierno, se apuntó entre los más de 20 del aparato de partida.

Candidato localista, claro y enfocado, con los pies sobre la tierra, conocedor de sus carencias, en sus giras caraqueñas anduvo tocando puertas para colearse desde la ciudad capital.

Anhelante de subir peldaños y ascender a otras alturas, alcanzó su primer objetivo y va ahora por el segundo y definitivo, tener la anuencia de los grandes de la organización política en la cúpula partidista, algo “extremadamente” difícil de lograr.

Al sombrero con ala de Ecuador, ya no le basta la curiara para llegar a San Salvador, ahora quiere volar lejos cubriendo los 720,1 Km que nos separan de la Gran Caracas, para formar parte de los 277 elegidos en el nuevo parlamento.

El tiempo, las vicisitudes y las circunstancias lo dirán, sin embargo, para variar, el sombrerito ya está dentro.

Loading...