El tramo que comprende el puerto de Volcán hasta el sector Boca Grande en el río Orinoco en Delta Amacuro, puede ser recorrida en promedio en una hora y treinta minutos, y es un trayecto donde se han recrudecido los ataques a los viajeros desde inicios del 2018.

Ante lo que está sucediendo, y el silencio por parte de los cuerpos de seguridad que mantienen poca vigilancia en zonas fluviales, acentúa el temor de los viajeros.

Reportes de las víctimas, y sus allegados dan fe de la ocurrencia diaria de robos que iniciaron muy cerca de Boca Grande, en un afluente directo del Orinoco, todos en un mismo sector: Macareo de Santo Niño.

Los primeros testimonios apuntaban al uso de una embarcación de color blanco, tipo peñero con un motor 75 HP, como el vehículo reincidente en todos los casos, cuyos tripulantes aplicaron el mismo modos operandi, que en el lenguaje de los criminalistas implica también la reincidencia de los victimarios.

Aun cuando no existe una sistematización de los casos y víctimas de los ataques, a inicios de junio Tanetanae.com, indagó sobre otros presuntos ataques delictivos ocurridos en el río Orinoco en Delta Amacuro, y algunos testigos afirman que durante la primera semana de junio ocurrieron al menos tres robos.  Los vulnerados han sido vecinos de Guayo, Manoa y Orocoima.

Seguidillas de ataques

El 13 de junio de 2018, se hizo público uno de los casos, donde una familia warao fue lanzada al río tras ser abordado por siete hombres armados.

Tan solo dos días después, el 15 de junio otra familia fue atacada en horas de la tarde en el sector  Macareo de Santo Niño, y fueron auxiliados por otros viajeros que pasaban por el lugar.

El pasado 25 de junio, la GNB dio a conocer la detención de cinco presuntos implicados en los robos registrados en el río Orinoco, y habrían sido detenidos tras ser abordados por una comisión y la posterior incautación de  un AK-47 y una pistola. Los señalados se trasladaban en una curiara de madera con dos motores de 40 HP.

Robos frente al comando de la GNB en Volcán

Este domingo 15 de julio, una familia warao fue atacada en un caño ubicado frente al puerto de Volcán, una especie de desecho o laguna utilizado por los viajeros en la crecida del agua.

Unos días antes, unos jóvenes que cruzaron el río frente al Volcán también fueron robados, pero los victimarios fueron detenidos, pero los robos siguen.

En los dos últimos casos, se evidencia la actividad de bandas diferentes operando en el mismo sector por cuanto, una de las agrupaciones resultó detenida tras una rápida actuación de la GNB.

 

Loading...
Compartir