Pedernales, Delta Amacuro, archivo web.

Desde finales de julio, usuarios de las empresas fluviales de transporte que cubren la ruta Pedernales-Tucupita y viceversa, se han visto afectados por la paralización del servicio y el cierre de la empresa que operaba.

Tal cierre ocurrió por falta de recursos económicos para cubrir gastos operativos y la reparación de las piezas de los motores fuera de borda.

El déficit fue motivado por el alto costo de las piezas, los sueldos y salarios, y los constantes aumentos de los insumos que hizo insostenible mantener el transporte como actividad comercial.

Hasta mediados de noviembre del año en curso, varios usuarios han manifestado su molestia ante las dificultades para viajar.

En su mayoría deben lidiar con los altos precios que imponen particulares, quienes cobran entre 5.000 y 7.000 bolívares el pasaje, sin cuidar los detalles de seguridad que implica cada pasajero.

El último caso particular conocido ha sido el de Leonardo Gazcón, docente en una escuela en Pedernales, quien tuvo que viajar a Tucupita el viernes, y hasta este martes permanecía en el puerto del paseo Manamo intentando hallar a alguien que lo pueda trasladar hasta su sitio de trabajo.

Según Gazcón, más de diez personas aproximadamente estaban en las mismas condiciones que él.

Instó a la gobernadora del estado Lizeta Hernández,  a solucionar este problema que afecta a quienes viven en el municipio Pedernales.

Loading...