El Dip. Pedro Carreño manifestó en una oportunidad que repetiría en aquel estado en el que se sintiera bien y lo hizo en Delta Amacuro.

Llave indiscutible de la Dra. Lizeta Hernández, en el manejo de los asuntos internos del Psuv, en las altas esferas del partido, han hecho un tándem que esperan funcione como una máquina de relojería suiza en las elecciones del 6 de diciembre.

En esta ocasión son tres los retos: motivar a votar en medio de las dificultades generadas por la pandemia; demostrar a un rebelde del partido, representado ahora por las tarjetas de otras organizaciones de la izquierda, que están en capacidad de hacerlo morder el polvo electoral; y, como de costumbre, ir a por todos los curules.

En esta nueva Venezuela de la cohabitación, como se la denomina desde la salida al ruedo de Capriles Radonsky, Pedro de la mano con Lizeta, quieren aportar su grano de arena garantizándole todos los diputados al GPP en el Delta.

Ubicado en la categoría de dirigente nacional, por ende, cabeza de lista, el más controvertido de los diputados vendrá con mayor regularidad a tomar el timón de la campaña, toda vez que quiere sofocar levantiscas y aplastar presuntas divisiones, al tiempo que urde con Lizeta una pomposa victoria.

Al ahora más reflexivo Carreño, le espera una nueva batalla, por la casi segura diputación, por su partido, por el GPP y por la permanencia de la revolución, en el marco de los avatares que la golpean.

Loading...