Foto: archivo web.

Un habitante del municipio Casacoima en el estado Delta Amacuro, advirtió que persisten las carencias médicas generalizadas en medio de  un brote de paludismo. Oficialmente no se han llevado a cabo actividades preventivas en un ayuntamiento históricamente  endémico, pero cuyos casos se han agravado por la misma crisis de salud que atraviesa Venezuela.

No existe un registro gubernamental sobre el número de convalecientes con malaria en toda la entidad. Las autoridades locales se aferran al hermetismo.

De acuerdo con un vecino de El Triunfo, las personas tienen que asistir a centros de salud privados para hacerse los respectivos chequeos y así verificar estar infectado o no.

De resultar contagiada, esta tendría que intentar someterse a tratamiento en un municipio donde el sistema de salud solo ofrece sus servicios por medio día.

Los mismos afectados han denunciado que los limitados tratamientos contra el paludismo que arriban a Casacoima solo duran tres días, aun cuando deberían ser suministrados por un lapso de 14 días.

Ante esta situación, los vulnerados aseguraron que los fármacos contra la malaria son vendidos en sitios clandestinos en gramas de oro. Consultados por más detalles al respecto, omitieron seguir ofreciendo información.

Loading...
Compartir