Los intereses de los pueblos son notorios en cualquier escenario. Pero si existe alguna comunidad en particular en la que se evidencien, es en la de los deportistas en todas sus disciplinas, con mayor énfasis en el ámbito del fútbol de salón. Cuando se hace referencia al rectángulo chico, la comunidad de intereses es muy amplia, sin discriminación de raza, sexo, creencias o condición social que tenga cada ciudadano; todos caben.

Dentro del contexto del fútbol de salón, es de vital importancia el buen comportamiento o desempeño de algunas personas, sean estas atletas, dirigentes, árbitros, o aficionados. Las personas de bien, tienen como característica especial que unen las comunidades, porque por lo general escuchan y no imponen más allá de lo que les corresponde; ellos están prestos y dispuestos a trabajar en equipo y con él; tienen la disposición de viabilizar soluciones, enderezar entuertos e indicar las soluciones a favor de todos o por lo menos de la mayoría de los miembros de la comunidad que corresponda.

Son personas que unen a los pueblos, aquellas en quienes la mayoría tiene puesta la atención y cifradas esperanzas en los proyectos que emprenden; aun cuando lo ideal es que cada quien deba hacer un breve esfuerzo en función de lo que intitula la presente columna, para que haya solvencia y viabilidad en los tiempos de crisis, las bases tienen que ser sólidas y los intereses comunes y no individuales.

Mantenerse en el tiempo es lo deseado, siendo así, es lo que se debe buscar y en función de ello emergen esas personas que trabajan o encaminan sus acciones a favor de pisar con pie firme  e ideas claras, estando las mismas a favor de las mayorías que en mucho necesitan guía y orientación.

En el entendido de que, no sólo algunas personas unen a los pueblos, sino también algunas ideas, sólo que las ideas tienen su origen en un ser humano, que en consecuencia encarna la esperanza, de que se conviertan en un gran torbellino de soluciones a favor de los deportistas y los deportes. Una visión que permite, que las personas que unen a los pueblos sean vistas como lideres positivos, con visión de futuro, ya que se da por descontando que estos se han preparado y ejercen de puentes entre las mayorías y las minorías para promover la paz, que en esencia es la piedra fundacional del camino que conducirá a logros y realizaciones.

Las letras, las reflexiones y las ideas son la materia prima del presente espacio, y ustedes amigos lectores son quienes a lo largo del tiempo han fungido como protagonistas ayudándome en el camino recorrido. No se pretende marcar la huella que se debe seguir, pero si con lo escrito por lo menos surge una reflexión favorable no se ha perdido el tiempo, y estas palabras tendrán frutos. Amigo y amiga, quédate en casa; muchas gracias por la gentileza de leerme, y hasta la próxima oportunidad; para contactos @joseceden.

Loading...