Ilustración de Tanetanae.com.

La joven Noelís Pérez, de 20 años de edad, estudiante de la carrera de educación integral en la Universidad Territorial Deltaica (UTD), “Francisco Tamayo” de Tucupita, ha tenido que ver clases mientras su estómago cruje de hambre. Antes de arribar a la universidad, ya ha tenido que aguardar por un transporte durante una hora.

Pérez, reside en la comunidad Palo Blanco, una zona que está a una hora por carretera desde el centro de la capital deltana. Revela que, sobre las 11 de la mañana, debe ir hasta la parada de autobuses para intentar tomar un transporte.

“Pago 500 Bs desde Palo Blanco al centro, y 200 Bs en otro bus. A veces para llegar rápido a la universidad tengo que pagar hasta 400 Bs en un carrito por puesto”, dijo la estudiante.

La ayuda que la joven percibe, es lo que su padre le ofrece diariamente, porque es el “único” que tiene un ingreso en la familia. Su papá es un empleado de la gobernación del estado Delta Amacuro.

“2.000 Bs es lo que me da mi papá para que yo venga a ver mis clases, pero a veces les cuesta conseguir efectivo (billetes en físico)”, declaró la joven.

El desembolso de dinero que la estudiante hace diariamente para llegar a la casa de estudios, es de 1.400 o 1.800 Bs. Cada sábado ya habrá gastado más de 8 mil Bs.

Noelís Pérez ha tenido que luchar, además, con las carencias dentro de la universidad: la falta de comida para el almuerzo, la falta de aires acondicionados, la inseguridad en sus pasillos y la alta deserción de docentes; temas ya abordados en otras de nuestras publicaciones.

La estudiante ha visto los grandes esfuerzos que hacen sus padres, y por un  lado,  es lo que la ha motivado a persistir en medio de la tormenta. En la mayoría de las ocasiones, ha tenido que ver clases con hambre, pero cuando piensa en su graduación, por lo menos es lo que aplaca su necesidad.

La dura crisis por la que atraviesa el país petrolero, ha hecho que la estudiante dude en, si seguir, o abandonar sus estudios.

“En ocasiones he pensando en retirarme de los estudios, pero mis padres hacen lo posible para ayudarme, y haré lo que sea para terminar mi carrera”, concluyó Noelís Pérez.

Loading...
Compartir